TIPOS DE CUBERTERÍA Y PROTOCOLO

08 Mar
March 8, 2016

La cubertería es, junto con la vajilla, uno de los elementos principales en el montaje de una buena mesa. Más allá de su indudable utilidad, responde también a un claro criterio decorativo, que puede ser determinante a la hora de organizar un evento exclusivo y de calidad.

Con una historia cargada de singularidades, los cubiertos son utilizados por la humanidad desde que el hombre el hombre. Ya en épocas primitivas, se utilizaban conchas de moluscos u otras piezas cóncavas en madera y hueso como cucharas. Fue en el Antiguo Egipto donde se empezaron a tallar y se les empezó a dar otras utilidades más científicas (médicas) y ceremoniales. El cuchillo, aunque en la antigüedad era utilizado para otros fines, alcanzó su plenitud en el “Siglo de oro”, donde se incorporaron nuevos materiales y hasta entonces desconocidos procesos de fabricación. La historia del tenedor, por su parte, es bastante reciente: en el pasado, la gente comía con las manos y no era un elemento tan necesario como la cuchara o el cuchillo. No fue hasta el siglo XVIII cuando el uso del tenedor se generalizaría, llegando a producir en masa los tenedores de metal que conocemos hoy en día.

Actualmente, la colocación de los cubiertos en una mesa es todo un lenguaje lleno de historia y simbología, y responde a un estricto protocolo, ineludible si se quiere triunfar en una celebración. Los cubiertos, por tanto, constituyen un elemento claro de comunicación entre el comensal y el servicio, de vital importancia para el correcto desarrollo de cualquier evento.

Acero inoxidable, plata y alpaca

El material con que se fabrican los cubiertos influye de forma directa sobre la manera en que se perciben los alimentos, además de transmitir connotaciones sociales y personales inherentes a cierto material y a cierto tipo de comida (por ejemplo, la relación preconcebida de los cubiertos de plástico con la comida rápida, eventos infantiles, etc., mientras que la cubertería metálica se destinaría para alimentos más elaborados).

El acero inoxidable es el material más utilizado en la mayoría de cuberterías. Se trata de un material seguro, resistente, respetuoso con los alimentos (no altera sus propiedades al contacto), de fácil limpieza y mantenimiento, y de gran durabilidad en el tiempo por su aleación de hierro y carbono, que lo convierte en el material preferido en cualquier cocina que se precie.

A pesar de esta predilección por el acero inoxidable, existen otros materiales más “nobles” que se han reservado para celebraciones especiales. Se trata de las cuberterías de plata o alpaca, dos tipos de material también de gran calidad que dan distinción y elegancia sólo con su presencia. Aunque puedan parecerse, la plata es uno de los metales más valorados y la más pura aparece en un color brillante casi blanco, mientras que la alpaca tiene un color más parecido al acero. La siguiente diferencia es el peso: la plata es un metal más pesado que la alpaca, cuyo peso es más liviano, ofreciendo otras ventajas que en la mesa que no tiene la plata.

Para eventos y celebraciones importantes, debemos desterrar los cubiertos de plástico o de madera. Aunque las últimas tendencias en montaje de mesas vienen pisando fuerte los estilos boho-chic y vintage, debemos utilizar siempre cubertería de acero inoxidable o plata y adaptar en todo caso cubiertos con el mango de madera para una comida en el campo o una bodega, siempre y cuando no suponga un problema para el comensal.

Innovación y diseño

En una mesa se puede innovar todo lo que se quiera, pero no pueden faltar las piezas fundamentales de una cubertería: cuchara, tenedor, cuchillo y cubiertos de postres. La mayor o menor sofisticación dependerá del profesional encargado del diseño y de los platos que se vayan a ofrecer (ya que los cubiertos deben ir en consonancia con ellos). Se evitará elegir piezas con diseños incómodos o de formas extrañas que puedan entorpecer su función para con el comensal.

Protocolo y uso

La cubertería deberá estar siempre pulida, limpia y lista para su exhibición. No deberá presentar ninguna marca ni ningún desperfecto, si no, deberá ser descartada.

Los cubiertos se colocarán a la derecha y a la izquierda del plato, a unos 3 o 4 centímetros de distancia del mismo. El cuchillo se ubicará a la derecha del plato, siempre con el filo hacia dentro. En el caso de la cuchara, estará colocada a la derecha del cuchillo, con la parte cóncava hacia arriba. Asimismo, el tenedor irá a la izquierda del plato, a la misma distancia que el cuchillo y siempre con las puntas hacia arriba. El orden de uso será de fuera hacia dentro en función de los platos servidos, siguiendo el mismo criterio para los cubiertos adicionales.

En el caso de los cubiertos de postre, se ubicarán en la parte superior del plato, aunque se podrá optar por colocarlos en el momento de servir los postres y una vez retirados el resto de cubiertos.

Tags:
0 replies

Leave a Reply

Want to join the discussion?
Feel free to contribute!

Leave a Reply

Your email address will not be published.